Opinión

Piaxtla: un hecho de sangre y presunta corrupción política

Por lo pronto, este asunto, ha destapado más irregularidades en Santa Isabel Cholula, en donde también este fin de semana fue cambiada la tesorera y el despacho de contadores que atendía a esa municipalidad

Piaxtla un hecho de sangre y presunta corrupción políticaFoto: Cortesía

Algo muy torcido debieron estar pensando Miguel Maceda Carrera, alcalde de Piaxtla, y Verónica Montes Pacio, presidenta municipal de Santa Isabel Cholula, o sus asesores o sus gestores, al suponer que solamente con cambiar de municipalidad a ocho policías, de la Mixteca a la zona centro del estado, a 116.9 kilómetros de distancia, podían borrar las huellas que los señalan por el presunto homicidio de un ciudadano.

Aunque este caso tan lamentable, si se atiende a las dos versiones, la del ayuntamiento piaxtleco y las de los familiares de Ángel Tigre Aquino, el occiso, es un galimatías. Pero precisamente por eso se esperaba pulcritud de las autoridades municipales.
Este fin de semana, fue más conocido este asunto, que ha causado estupor e indignación en aquella tierra mixteca, tan referida porque miles de sus hijos han migrado a Estados Unidos.

La madrugada del sábado 11 de junio, Ángel Tigre fue arrestado, señalado por su esposa por ebriedad y violencia. Cumplió su arrestó y fue liberado la tarde del 12 de junio, pero en muy malas condiciones.

Así se puede apreciar en un video que colgaron en la cuenta de Facebook Mi Piaxtla La Bella, en donde va casi en vilo, sostenido por otras personas, mientras el presidente municipal, Miguel Maceda, apura a una camioneta, para que lo traslade.

La familia del hombre que falleció la madrugada del martes 14 de junio, en el Hospital General de Acatlán de Osorio, Puebla, ha señalado como causa del fallecimiento los golpes que le propinaron los policías.

En un comunicado del 16 de junio, el Ayuntamiento de Piaxtla rechazó las acusaciones y aseguró que Tigre Aquino tenía diagnóstico de cirrosis hepática y que “el lunes entró a cirugía por perforación de colon y falleció en la operación la madrugada del martes”.

Sin embargo, en el oficio 936/2022/Acatlán con fecha del 14 de junio de este año, la agente del Ministerio Público Investigador de Acatlán de Osorio da cuenta que la causa de la muerte de Tigre Aquino fue “hemorragia subaracnoidea con edema encéfalo secundario a traumatismo craneoencefálico, producido por contusión”.

Esta información la dio a conocer el periodista Ambrosio Escamilla, quien le mide, con mucha precisión, desde hace décadas el pulso a la información en esa región poblana.

Desde entonces, el caso era de sí gravísimo e involucraba a los policías, además de que hacía urgente una explicación más amplia de las autoridades municipales.
Parecía que las cosas no podían empeorar, pero empeoraron.

Los policías, en un burdo aparente intento de esconderlos, fueron asignados al Ayuntamiento de Santa Isabel Cholula, en donde ahora es encargada de despacho Blanca Esthela Sánchez Villeda, quien fungía como subdirectora de Seguridad Pública en Piaxtla.

Todo esto delata una evidente torpeza e inexperiencia, además de que tiene un franco tufo a corrupción política, respecto de esos dos ayuntamientos y sus presidentes.

Mientras viene creciendo la indignación por la muerte del ciudadano en Piaxtla, ya las autoridades estatales, a través de su Delegación de Gobernación, han entrado en contacto con los deudos.

Este lunes serán recibidos por la titular de la Secretaría de Gobernación.

Sobre el caso en una muy breve conversación telefónica, la diputada federal del Distrito 14, de la Mixteca Poblana, Nelly Maceda Carrera, además hermana del alcalde de Piaxtla, aseguró que desde su posición no encubrirá a nadie. Que si hay delito, “que pague quien tenga que pagar”.

Nelly Maceda Carrera, por cierto, en los últimos meses se convirtió en la principal impulsora de las aspiraciones políticas de Moisés Ignacio Mier Velasco, el coordinador de los diputados federales del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Las coincidencias aciagas persiguen a Moisés, de una y otra manera, siempre.

Por lo pronto, este asunto, ha destapado más irregularidades en Santa Isabel Cholula, en donde también este fin de semana fue cambiada la tesorera y el despacho de contadores que atendía a esa municipalidad. Algo pasa y es profundo y grave.

Regidores, quienes pidieron la gracia del anonimato, también comentaron de un desorden administrativo mayor en la en el gobierno de Verónica Montes.

Ella es fundadora de Morena en la región, pero también muy joven y, evidentemente, inexperta. Este reportero la buscó por todas las vías y nunca quiso responder, a pesar de que en WhatsApp sí leyó el primer mensaje.

Su inexperiencia e ignorancia han quedado bien claras con este asunto.

Por donde se vea, el caso de Piaxtla delata el involucramiento del municipio de Santa Isabel Cholula que, por omisión, por acción o por perversión, deja ver tintes de corrupción política.

Deja una respuesta